Productos » Libros » Adicciones | Consultar
La comunidad terapéutica y las adicciones. Teoría, Modelo y Método

El presente manual es el más importante que se ha escrito sobre las comunidades terapéuticas. Clarifica los presupuestos de fondo y, al mismo tiempo, proporciona una revisión de la historia de los tratamientos terapéuticos con adicciones, que tiene una especial incidencia en las comunidades para el tratamiento de adictos a las drogas y ámbitos afines

Precio: $ 1088.20 Pesos Argentinos
Marca: Desclee Stock: A confirmar.
Consultar
Imprimir
¿ Como Comprar ?
Gastos de envio
   

El presente manual es el más importante que se ha escrito hasta la fecha sobre las comunidades terapéuticas. Clarifica los presupuestos de fondo y, al mismo tiempo, proporciona una revisión de la historia de los tratamientos terapéuticos con adicciones, que tiene una especial incidencia en las comunidades para el tratamiento de adictos a las drogas y ámbitos afines. Asimismo proporciona los elementos esenciales de la práctica terapéutica en este campo, sin dejar de lado las dificultades con que los expertos se encuentran a la hora de su aplicación.

Es un libro muy indicado para orientadores, terapeutas profesionales y todas aquellas personas comprometidas con el cambio terapéutico.

INDICE

Agradecimientos
Prólogo a la edición española . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
Presentación, por Albert Sabatés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21

PRIMERA PARTE: INTRODUCCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
1. Comunidades Terapéuticas: evolución y necesidad de teoría . . . . . . . 25
Aspectos de la evolución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
Teoría y Comunidades Terapéuticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
Advertencias y límites . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34

2. En busca de una Comunidad Terapéutica básica . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
Fuentes históricas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
Genealogía del programa de la Comunidad Terapéutica moderna
para la adicción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Influencias inespecíficas en la Comunidad Terapéutica para
adicciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
Comunidades Terapéuticas contemporáneas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
Definiciones, concepctos y teorías de la Comunidad Terapéutica para las adicciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60


SEGUNDA PARTE: PERSPECTIVA Y METODOLOGÍA . . . . . . . . . . . . . 61
3. Perspectiva del trastorno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
Características del trastorno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
Un trastorno de la persona en su totalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
Conceptos biomédicos y perspectiva de la Comunidad Terapéutica . . 69
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
4. Perspectiva de la persona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
Características cognitivas y conductuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
Características perceptuales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
Características emocionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
Características sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
Estrategias de lucha desviadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
Desviación social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
Una "personalidad adictiva" . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
5. Perspectiva de la recuperación y de la vida correcta . . . . . . . . . . . . . . . 97
Visión de la recuperación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
Visión de la vida correcta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 119
6. La metodología de la comunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121
Comunidad y perspectiva de la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . 122
Aprender, curar y la cultura de la comunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
La comunidad como método: componentes básicos . . . . . . . . . . . . . . . . 129
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 136
TERCERA PARTE: EL MODELO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 137
7. El entorno físico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 139
Enclave, recursos y la perspectiva de la Comunidad Terapéutica . . . . . 139
Las instalaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144
El entorno interior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148
Rasgos fundamentales de la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . 155
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
8. La organización social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
Estructura del programa de la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . 160
Sistemas en la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 165
Comunicación en la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 167
El régimen diario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 168
La organización social y la perspectiva de la Comunidad Terapéutica 169
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 173
9. El trabajo: elementos terapéuticos y educativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 175
El trabajo desde la perspectiva y la metodología de la Comunidad
Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176
Jerarquía de funciones laborales entre los residentes . . . . . . . . . . . . . . . . 179
Utilidad del trabajo en la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . 188
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 193
10. El personal en la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 195
El personal desde la perspectiva de la Comunidad Terapéutica . . . . . . 195
Personal de tratamiento: roles y funciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 196
Reuniones del personal y grupos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 205
Roles y funciones del personal de apoyo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 207
Miembros del personal como miembros de la Comunidad . . . . . . . . . . 208
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 209
11. Los residentes en la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
Los residentes en la perspectiva y metodología de la Comunidad
Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 211
Los principales roles de los residentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 213
Roles de los residentes en el proceso de aprendizaje social . . . . . . . . . . 220
Subgrupos de residentes en la comunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 221
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 226
12. Las relaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
Las relaciones: perspectiva y metodología . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227
Sexualidad en la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 230
Relaciones románticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 234
Amistades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 237
Relaciones y roles fuera del programa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 239
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 241
13. Etapas del Programa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 243
Etapas del programa y de la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . 243
Las etapas del programa: descripción general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 245
Etapas del programa y proceso de tratamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 258
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 260

CUARTA PARTE: MÉTODOS EN LA COMUNIDAD TERAPÉUTICA . 263
14. Privilegios y sanciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 265
Privilegios en la perspectiva y la metodología de la Comunidad
Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 266
Tipos de privilegios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 267
Tipos de sanciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 273
Sanciones disciplinarias en la perspectiva y metodología de la
Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 277
Sanciones disciplinares: consideraciones clínicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 287
Sexualidad: privilegio y sanción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 288
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 290
15. Vigilancia y seguridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 291
Inspección general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 292
El zafarrancho de la casa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 293
Análisis de orina en la perspectiva de la Comunidad Terapéutica . . . . 300
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 304
16. Reuniones de comunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 307
Reuniones en la perspectiva y metodología de la Comunidad
Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 307
La reunión matutina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 309
La reunión de la casa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 315
El seminario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 317
La reunión general . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 320
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 325
17. Los grupos en la comunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 327
Los grupos en la perspectiva y metodología de la Comunidad Terapéutica
El proceso de grupo: elementos generales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 329
Grupos clínicos principales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 334
Grupos principales para la docencia y la formación . . . . . . . . . . . . . . . . 338
Otros grupos en la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 344
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 346
18. El grupo de encuentro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347
La utilización del encuentro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 347
Reglas y elementos del encuentro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 348
Formato del encuentro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 351
El proceso del encuentro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 354
El rol genérico de los mediadores durante los encuentros . . . . . . . . . . . 361
Tipos de encuentro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 365
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 365

QUINTA PARTE: EL PROCESO DE MODIFICACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . 369
19. El cambio individual: conductas, cogniciones y emociones . . . . . . . . 371
Dimensión de miembro de la comunidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 372
Dimensión de socialización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 374
Dimensión evolutiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 376
Dimensión psicológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 378
Modificación dimensional interrelacionada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 381
Diferencias individuales y modificación dimensional . . . . . . . . . . . . . . . 382
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 383
20. Modificación individual: experiencias esenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
Clasificación de experiencias esenciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 385
Experiencias de curación emocional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 386
Experiencias compasivas y relevancia social . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 392
Experiencias de aprendizaje subjetivo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 397
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 400
21. Modificación individual: percepciones esenciales . . . . . . . . . . . . . . . . 401
Percepciones relacionadas con el tratamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 401
Percepción del progreso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 404
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 411
22. El individuo en la comunidad: participación en el proceso de
modificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 413
Participación y comunidad como método . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 414
Expectativas de la comunidad y dimensiones de la modificación
individual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 416
Niveles de implicación y modificación individual . . . . . . . . . . . . . . . . . . 417
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 421
23. Interiorización e identidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 423
Concepto y características de la interiorización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 423
Gradiente de interiorización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 427
Interiorización y límites de cambio en la Comunidad Terapéutica . . . . 429
Interiorización en el proceso de modificación más allá del
tratamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 433
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 435
24. El proceso de tratamiento: un marco conceptual . . . . . . . . . . . . . . . . . . 437
La Comunidad en función de sus múltiples intervenciones . . . . . . . . . 438
Modificación multidimensional en el proceso de cambio . . . . . . . . . . . . 440
Principios de la modificación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 442
Mecanismos perceptuales y experimentales en el proceso de
recuperación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 446
Conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 451
25. Comunidades Terapéuticas: el desafío de la evolución . . . . . . . . . . . . 453
Un modelo genérico de Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 454
Pautas de acción generales para las adaptaciones y modificaciones
de la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 457
Estándares del programa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 463
Teoría, práctica y formación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 464
Teoría y una nueva agenda de investigación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 464
Más allá de la adicción: un escrito posterior . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 466
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 469
Apéndices
A. Glosario de términos empleado en la Comunidad Terapéutica . . . . . . . 491
B. Filosofías de la Comunidad Terapéutica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 493
C. Instrumentos de evaluación para la utilización en Comunidades
Terapéuticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 497 

 

Autor:George De Leon
ISBN:9788433018625
Páginas: 502 pág.
17x22 Cms.

Sobre el autor:
George De Leon PhD, es profesor de Psiquiatría Clínica en la Universidad de Nueva York. Desde hace 35 años tiene una consulta clínica privada en esta ciudad. Así mismo es director del Center for Therapeutic Community Research, fundado por el Instituto Nacional de Abuso de Drogas (NIDA).

 


  Precio: -
 
  Precio: $ 274.40
 
  Precio: -
 
  Precio: -
 
  Precio: $ 795.70
 
  Precio: $ 900.00