Vivir con calidad-Estimulación cognitiva: MEMORIA 2.1

Es un material para las personas mayores, que sirve para estimular las capacidades cognitivas desde una perspectiva profesional en base a la neuropsicología para ser trabajadas en casa, en las residencias, o lugares de día.

Es un material para las personas mayores, que sirve para estimular las capacidades cognitivas desde una perspectiva profesional en base a la neuropsicología para ser trabajadas en casa, en las residencias, o lugares de día.

El programa se puede hacer de forma autónoma, o con la ayuda de familiares, o profesionales que se dedican a ayudar a las persona mayores.

¿QUÉ ES El PROGRAMA DE ESTIMULACIÓN DE LA CAPACIDADES COGNITIVAS, VIVIR CON CALIDAD?

Consta de cuatro áreas de desarrollo, O CUADERNOS DE ACTIVIDADES (Cada cuaderno contiene 64 páginas de ejercicios, con el solucionarlo.

1. RAZONAMIENTO
2. MEMORIA
3. ATENCIÓN-CONCENTRACIÓN
4. ORIENTACIÓN, MOTRICIDAD Y REPRESENTACIÓN

Cada obra muestra, como corresponde a las escalas de evolución cognitiva, tres niveles de dificultad (Inicial, Medio y Alto) y lógicamente constituyen unos cuadernos de ejercicios que, asimismo, van con una dificultad mezclada en base a claves de motivación y de dificultad de las tareas.

El programa VIVIR CON CALIDAD introduce además un área complementaría o cuaderno, esencial, que denominamos:

5. INTELIGENCIA EMOCIONAL Y HABILIDADES SOCIALES EN PERSONAS MAYORES

Que también se presentan con tres niveles de dificultad en tres cuadernos.

MEMORIA


El presente CUADERNO pertenece al Programa de Estimulación de las Capacidades Cognitivas VIVIR CON CALIDAD para personas mayores: NIVEL MEDIO. Los ejercicios se organizan en SERIES, subdivididos en grados, que valen para estimular la MEMORIA: visual, de texto, numérica, gráfica, auditiva, kinestésica, sensitiva, etc., tanto de modo inmediato como a medio y largo plazo. El cuaderno puede ser aplicado individualmente o en grupo, y se ha tenido presente el nivel evolutivo de las personas a las que va dirigido.

Hemos organizado los ejercicios en series y no en sesiones, por la dificultad de establecer una temporalización en la dinámica de trabajo, al ir dirigido a personas mayores.

Las actividades las hemos agrupado en tres apartados que incluyen los aspectos de la memoria antes mencionados: 1: TEXTO-NUMÉRICA, 2: VISUAL-GRÁFICA, 3: LOS SENTIDOS Y OTRAS MEMORIAS. Cada sesión puede ser organizada libremente por el especialista, por la persona mayor, o quien le acompañe, para adaptarla mejor al ritmo, al número de individuos a los que se aplica y a la capacidad de resolución que se posea para resolver los ejercicios que aquí se proponen. Cada serie se inicia con una frase eslogan que la identifica. El SOLUCIONARIO constituye una herramienta fundamental que apoya la ejecución de los ejercicios bien cuando hay dudas o imposibilidad para afrontarlos.

Una advertencia muy importante es que muchos de los ejercicios aquí presentados enseñan una estrategia específica para memorizar, por lo que podemos hacer otras actividades semejantes (o paralelas) que no estén en la obra. Este cuaderno puede así extenderse cuanto queramos, y es deseable que así sea pues estaremos estimulando más eficazmente la memoria.

El cuaderno sigue unos objetivos y una metodología precisa, no se ha confeccionado al azar sino en base a una fundamentación científica. En primer lugar, no se ha seguido el criterio de organizar las actividades según el modelo de dificultad creciente (propio de los tests psicológicos) pues la motivación progresa cuando alternamos ejercicios fáciles y más difíciles. Así podemos dejar una tarea que se nos presenta ardua (en la que supuestamente hemos fracasado), pero seguidamente aparece otra que la superamos con cierta facilidad (representa el alivio del éxito) lo cual es fuente de estimulación para enfrentarnos al siguiente reto. Este criterio está presente en todos los cuadernos.
Las personas mayores encarnan una diversidad, y la involución que puede aparecer de forma natural por la edad, también es dispar. Por esta causa nuestros cuadernos se agrupan para cada área del programa en tres grados de complicación: INICIAL, MEDIO y ALTO.
El grado INICIAL implica que existe un nivel dificultoso, lo que supone que el cerebro ha perdido parte de la flexibilidad neural que le era habitual en otro período de la vida. A nadie le debe extrañar que la edad nos reste habilidad y frescura, y que tarde o temprano aparezcan disfunciones. Esto es más frecuente en personas que no realizan ejercicios mentales con cierta asiduidad. Pero asimismo también sabemos que si hacemos gimnasia cognitiva, el mapa cerebral puede recuperar parte de sus circuitos extinguidos, volviéndonos más ágiles, retrasando así cualquier deterioro que aparezca por la edad.

Eso sucede cuando estimulamos el cerebro, ya que éste es plástico y receptivo a la estimulación, como indica la neurociencia. Con la edad se va perdiendo un gran volumen de neuronas e incluso la propia capacidad de conexionarse entre ellas con agilidad y variedad (flexibilidad) y otras funciones neurológicas y psicológicas. Pero eso no quiere decir que no se puedan potenciar nuevos circuitos que permitan un estado mental de más calidad, partiendo del nivel evolutivo neuronal que cada persona posee actualmente, retrasando de este modo cualquier problema o disfunción. El cerebro es un órgano que necesita ser estimulado.

Si la dificultad de las tareas en este cuaderno fueran valoradas comparativamente con la capacidad de resolución de un adulto, o un joven, las actividades del NIVEL MEDIO serían sencillas, pero para una persona mayor con déficit en la memoria serían válidas y la ejercitación propuesta favorecería mantenerse cognitivamente. Los ejercicios de la memoria son modelos más o menos sencillos para activar lo que a otra edad se hacía fácilmente.

Expresadas estas ideas metodológicas y de contenido exponemos seguidamente algunos conceptos más sobre el modelo teórico en el que basamos el procedimiento y que justifica nuestra propuesta ante las personas y profesionales que se responsabilizan del trabajo diario con los mayores:
Según tenemos más edad es conveniente reforzar las conexiones neuronales que ya hemos adquirido a lo largo de la vida en multitud de procesos cognitivos, para que se conserven el mayor tiempo posible en el cerebro, y evitar así la aceleración de una pérdida de ese potencial.
Nuestra hipótesis de trabajo se basa en la neurociencia, que considera que el cerebro es un órgano flexible (plástico) que puede ser reforzado y modificado (mejorado) en sus conexiones mediante la estimulación cognitiva.

La memoria presupone un sistema nervioso que reacciona en base a una estimulación interna y externa que puede también programarse en contextos de aprendizaje.

Las estructuras lingüísticas se proyectan en el cerebro desde edades muy tempranas. Cuando el niño escucha sonidos y los organiza en su mente asociándolos a su significado; y no solo eso, sino que se unen también a los estados emocionales; luego, la conciencia fonológica avanza y la proyección entre pensamiento y lenguaje resultan inseparables. Los procesos cognitivos más sofisticados son posibles cuando estimulamos el lenguaje en todas sus formas y manifestaciones.

Todo indica que en algún nivel recuperamos algo de lo que pudo ir desapareciendo si nos esforzamos en ello. Eso es una esperanza para las edades más tardías, y si trabajamos convenientemente, las disfunciones y la involución neurofuncional y psicológica pueden retrasarse, si no existen alteraciones por enfermedad física grave.


Autor: José Francisco González Ramírez
I.S.B.N.: 978-84-9727-419-7
64 páginas
Editorial: EOS


STOCK A CONFIRMAR